La época helada

Este momento se convertirá en un recuerdo que formará parte de esta memoria obsoleta. Y por eso quiero augurar que vendo por partes la historia de un corazón roto, el cual solloza para sofocar su pesar. Aclama la necesidad de abandonar a la deriva lo que ahora tiene para padecer la melancolía, para apreciarlo tal y como merece. Y es que estoy hecha de pedacitos de recuerdos acumulados en mi memoria. Estoy marcada a fuego como un animal por cada uno de ellos. Cuando son evocados en los confines de mi testera, mi sangre hierve hasta tal punto que hace que se tambalee mi coherencia. Y gimoteo como una niña mientras entre todos mis sollozos se escapan lágrimas que intentan subsanar el dolor de mi interior. Puesto que estoy privada de mi aliento constante, el mismo que me da la vida; me han hurtado el sentido de morar en este globo porque entorpezco su curso natural; me han despojado de mi gracia, aquella que sacaba las carcajadas hospedadas en mis pulmones; y me han usurpado mi esencia, mi razón de ser.
Mi cuerpo sufre trastornado por cada reminiscencia revivida, y el mundo tan solo es capaz de avivar el fuego. Me convierte en un pelele a merced del mundo, de la sociedad; posicionado para recibir los golpes a los que hoy día me he amoldado. El mundo no empatiza con mis demonios, no convive en el averno junto a mi calvario. No tiene el valor suficiente para adentrarse en mi infierno personal, pero desde el exterior sopla para atizar sus llamas.
Y cuando solo queden brasas, arribará el frío. Llegará la época helada que con el tiempo cubrirá mis miembros de escarcha; entumecerá mis dedos que ya no podrán seguir atesorando con ímpetu la poca felicidad existente en mí. Hará perecer a mi cabello entre sudor y polvo de lo que un día fui. Y el nacer de mis uñas continuará alargando aquello que ya debería haber sucumbido; ellas seguirán creciendo como único testimonio que sentencie que la tristeza nunca muere.






4 comentarios:

  1. Me encanta esta parte: "El mundo no empatiza con mis demonios, no convive en el averno junto a mi calvario. No tiene el valor suficiente para adentrarse en mi infierno personal, pero desde el exterior sopla para atizar sus llamas."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura! Me alegro muchísimo que te guste!

      Eliminar
  2. Me encanta, Mery. Cada día mejor.
    -Irene ❤

    ResponderEliminar